CAMELLOS » Los grandes sobrevivientes del desierto

Hoy tenemos un artículo dedicado a uno de los animales salvajes del desierto más famosos y que son símbolo de este ambiente; es muy conocido por sus dos jorobas, y seguro ya te imaginarás de quiénes hablamos: los camellos. Veremos las características, hábitat, alimentación, reproducción, depredadores e información relevante acerca de este animal salvaje. Así que si te interesa saber más sobre estos mamíferos, sigue leyendo y descubre todo su fascinante mundo.

Características principales

Algo característico de los camellos es su gran altura y sus jorobas presentes en el lomo (dos en caso de los cabellos, y una en caso de los dromedarios). La altura de un camello puede ser de 1,85 metros hasta los hombros; y 2,15 metros si se cuenta hasta las jorobas.

Camellos

El color de los camellos varía en tonos de marrones y beige, acercándose a un color crema. Tiene orejas pequeñas en comparación con su cabeza, pero esto no quita que tenga un gran sentido del oído. Debido a que viven en climas áridos, en donde hay grandes probabilidades de tormentas de arena, los oídos están recubiertos por pelos; esto les da una protección. Igualmente sus ojos están cubiertos por dos filas de pestañas; lo que protege a los mismos de la arena, y evita que esta se les introduzca a los ojos.

Otra característica de los camellos son sus patas planas, poseen dos dedos en cada una. Estas patas son muy funcionales en zonas arenosas, pues cuando pisan en la arena la planta de la pata se expande, evitando que el camello se hunda. Además de que poseen una capa gruesa de cuero en las patas, lo que los protege del intenso calor del suelo.

¿En dónde viven los Camellos?

Como hemos dicho antes, estos animales están perfectamente diseñados para su crudo y despiadado hábitat: el desierto. Son pertenecientes a las zonas desérticas y áridas de Asia y África. Físicamente están dotados de características que gracias a ellas puede vivir sin ningún problema en estos lugares.

Camellos

¿De qué se alimentan?

Son animales herbívoros. Debido a que se encuentran en un hábitat de poca vegetación, se adaptan muy bien a lo que tienen a su alcance. Comen casi toda las plantas y vegetación que tienen alrededor, incluyendo hasta ciertos cactus y ramas secas.

Estos animales son famosos por ser el medio de transporte de personas que se desplazan por el desierto. Así que cuando viven con seres humanos, son alimentados con trigo, avena, frutas y hierbas, algo que les encanta.

Camellos

Reproducción

Los camellos, al ser mamíferos, se reproducen de forma vivípara. Suelen tener una cría por parto, y cada dos años, por lo que la población y reproducción de los camellos suele ser algo baja. La gestación tiene un período de 13 meses. A las pocas horas de nacida la cría puede ponerse de pie y andar; sin embargo, se mantendrá cerca de su madre hasta que ya sea adulta, es decir a los 5 años.

Sus depredadores

En ciertos países el depredador natural del camello es el lobo, sobre todo porque caza a las crías. Sin embargo, la mayor amenaza de este animal es el ser humano, por el desplazamiento de sus hábitats; ya que muchos pastores los ahuyentan de los lugares predilectos para vivir, para que sus propios animales estén allí. Además de que se les caza deportivamente.

Información relevante acerca de los camellos

¿Alguna vez te has preguntado para qué sirven sus jorobas?; ellas no están allí por simple casualidad o apariencia, cumplen una función importante. Las jorobas de los camellos sirven para obtener energía cuando no se han alimentado por un largo tiempo. Esto se debe a que estas jorobas, también llamadas gibas, contienen dentro de sí grasa y nutrientes. Popularmente se creía que en ellas almacenaban agua, pero no es así.

Estos animales salvajes del desierto están tan acostumbrados a los climas áridos que pueden soportar un 40% de deshidratación; y pueden sobrevivir semanas sin tomar agua ni comer. Una capacidad impresionante comparándolo con un ser humano que con tener un 12% de deshidratación le provoca la muerte.

En los camellos la temperatura corporal puede excederse más de lo normal sin que transpiren o suden. Esto hace que pierdan muy poca agua, lo que retarda la deshidratación. Ningún otro animal tiene esta característica, es algo peculiar de los camellos.

Un camello sediento cuando tiene acceso al agua puede tomar unos 190 litros en un día. Esta cantidad puede matar a cualquier otro animal, así sea de mayor tamaño que él. Sin embargo, el metabolismo del camello está diseñado para almacenar el agua en su sistema circulatorio.

El camello es un animal muy pasivo y tranquilo, se le ve en su mirada. Sin embargo, a la hora de defenderse utiliza sus largas patas para golpear; además de que escupe saliva, la cual produce ardor si cae en partes sensibles del cuerpo, como los ojos.

Camellos

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…