VÍBORA DE LAS ARENAS » Una víbora letal

La víbora de las arenas es también llamada víbora cornuda, es una de las serpientes más letales. Esta hermosa víbora es caracterizada por dos cuernos sobresalientes que se ubican por encima de sus ojos; de ahí se deriva su nombre.

Su cabeza es ancha y de forma triangular, lo que como dato curioso indica que es una serpiente venenosa. ¿Sabías que el 99% de las serpientes venenosas tienen la cabeza de forma triangular?. Es una muy buena manera de reconocer a estos peligrosos animales salvajes.

Características de la víbora de las arenas

Esta serpiente posee una piel cubierta de escamas color arena, lo que le proporciona un increíble camuflaje al divagar por su hábitat; este color característico es algo común entre los animales salvajes que viven en el desierto. En sus escamas superiores también tiene patrones de escamas de color marrón.

Fisionomía

Su zona ventral es de color blanco, amarillento, o marrón muy claro. La longitud de la víbora de las arenas es de 60 a 80 cm. Sus colmillos son huecos, es decir, están conectados a la cavidad del veneno y por allí lo inyectan.

Sonido antes de atacar

A pesar de ser un hábil depredador, esta serpiente cuando se siente en peligro hace un sonido que produce al frotar sus escamas; lo que advierte a sus depredadores que se alejen, o si no recurrirá a su ataque.

Todas estas características hacen a esta serpiente un animal salvaje que no puede convivir con los humanos ni ser domesticada. Sus instintos y veneno son un riesgo mortal, por lo que debe permanecer libre en su hábitat.

Víbora de las arenas

La serpiente encantadora

La víbora de las arenas es una especie salvaje muy buscada por los “encantadores de serpientes” norteafricanos para sus shows. Al tener una apariencia intimidante debido a sus peculiares cuernos, son el acto principal.

Sin embargo, al ser difíciles de encontrar, estas personas recurren a un pariente de esta serpiente que no tiene cuernos: la Cerastes Vipera; pero al notar este inconveniente de no poseer cuernos, le incrustan en la cabeza dos púas de puerco espines, para obtener la deseada apariencia de los cuernos. Como es de esperarse, este pobre animal sufre tanto que al poco tiempo muere. Lo que nos deja ver la mente maquiavélica y despiadada de algunos seres humanos.

Los cuernos

Este animal pertenece al género Cerastes. Su nombre en griego significa “tener cuernos”. Sin embargo, de las 3 especies de Cerastes que existen, solo dos tienen cuernos; pues la Cerastes Vipera, como ya mencionamos, carece de esta característica. Pero también puede darse el caso de que las otras dos Cerastes no los presenten, ya que en una misma camada de crías pueden existir variaciones en el aspecto, siendo de la misma especie.

Con respecto a sus cuernos, aún no se sabe con certeza su funcionalidad, pero hay muchas especulaciones. Algunas teorías dicen que ayudan a mantener la arena fuera de los ojos, protegiéndolos de la misma.

Víbora de las arenas

Dónde vive la víbora de las arenas

Tiene una distribución amplia por los desiertos de:

  • África
  • Oriente Medio

Suele vivir por las zonas desérticas y áridas de estos países. Se adapta muy bien a este tipo de terrenos arenosos, donde las lluvias son pocas y la vida vegetal es escasa; suele movilizarse de forma oblicua utilizando todo su cuerpo, y gracias a su forma aplanada no se hunde en la arena. Esta víbora se encuentra en estado de conservación en países como Israel, y lugares que están dentro de su territorio.

Víbora de las arenas

De qué se alimenta

La víbora de las arenas es un animal carnívoro, y se limita a cazar pequeños mamíferos, aves, insectos y lagartos. Es un animal nocturno, es decir, que se activa en la noche cuando baja la temperatura y sus presas salen a buscar comida.

Se encarga de buscar activamente sus presas; sin embargo, también utiliza el camuflaje y el factor sorpresa para atrapar a sus víctimas. Una vez que los tiene cerca y en la mira, rápidamente inyecta su letal veneno, actuando como un potente mortífero. Se calcula que puede matar a un gorrión en unos 27 a 90 segundos.

Víbora de las arenas

Cómo se reproduce

Al ser un reptil, se reproducen de forma ovípara. Entre los meses de abril a julio empiezan a buscar y formalizar su pareja; ya entre julio y agosto colocan sus huevos.

Pueden poner de 8 a 20 huevos, que durarán en el cascarón unas 6 u 8 semanas, y luego eclosionarán. Las crías recién nacidas tienen una longitud de 14 a 17 cm.

Cuáles son sus depredadores

La víbora de las arenas tiene pocos depredadores, entre ellos se pueden contar sobre todo aves grandes como las águilas y los halcones.

Sin embargo, la mayor amenaza de esta serpiente es la destrucción de su hábitat y la movilización obligatoria a otros lugares donde vivir. Esto debido a que el hombre ha invadido cada vez más su territorio para distintos fines, como la agricultura.