MORSA » Hábitat, alimentación y características

Advertisement

La morsa es un mamífero que tiene un gran parecido al león marino y a las focas, por sus grandes bigotes y piel corrugada; sin embargo, su tamaño, sus colmillos y su aspecto intimidante lo hacen diferenciarse de otros mamíferos marinos y demás animales salvajes del océano.

Advertisement

Cuando una morsa está en peligro o está cazando y necesita romper el hielo, lo hace estrellando su cabeza contra el piso congelado; luego utiliza los colmillos para abrir un hueco en el piso. Igualmente utiliza sus enormes colmillos como palanca para sacar su enorme cuerpo del agua. Estos grandes colmillos son muestra clara de que las morsas son animales salvajes que pueden representar un peligro para el ser humano y que no pueden ser adiestradas.

Características significativas de la Morsa

  • Su piel tiene una coloración marrón; sin embargo, ese color puede llegar a cambiar debido a la temperatura que tenga el agua, teniendo unos 40 milímetros de espesor; lo que le permite protegerse del frío y de los depredadores.
  • Los machos suelen ser más desarrollados y más pesados que las hembras; por lo que son los encargados de la protección del grupo y de la alimentación de las crías.
  • Actualmente existen tres tipos diferentes de morsas: las del Atlántico, las del Pacífico y las del mar de Láptev; el punto que tienen estas en común, es que todas se mantienen en la región más cercana a los polos.
  • Estos animales salvajes marinos son muy sociables entre ellos, lo que les permite estar cerca unos de otros; esta conducta les proporciona mayor protección de los depredadores, en especial de los osos polares.

Morsa

Advertisement
  • Las hembras tienden a tener más años de vida que los machos, con una duración aproximada de 40 años. Igualmente son muy protectoras de sus crías; esto lo hacen para evitar que algún adulto les haga daño.
  • Los machos tienen un promedio de vida de 30 años. Su edad se evidencia por el aspecto de la piel, la cual va perdiendo la coloración con el transcurso de los años.
  • Estos mamíferos marinos se aparean bajo el agua helada, y durante estos períodos los machos adultos se ponen muy agresivos y se pelean por el reinado del rebaño.
  • Una morsa solo pare una cría, y lo puede hacer en la tierra o sobre el piso congelado; la cría es alimentada con leche por dos años, luego empieza una dieta a base de mariscos y moluscos.

Hábitat común de la morsa

Estos son animales salvajes por lo que desarrollan su vida alejados de los humanos. Se encuentran en las congeladas aguas del Océano Glacial Ártico, donde pueden encontrar su comida y la temperatura es perfecta para su supervivencia. Pueden vivir tanto en la tierra como en el mar, lo cual lo hacen en rebaños; siendo el macho líder el encargado de cuidar a la manada de sus depredadores más peligrosos. Las morsas conviven en varias áreas de la zona circumpolar:

  • La morsa que habita en el Océano Pacífico, la podemos ver en el mar de Bering, Lápter y Chuckchi.
  • A las morsas que viven en el Océano Atlántico, las podemos apreciar en la zona costera de Estados Unidos, Rusia y Canadá.

Estos grandes mamíferos se pasan largos períodos de tiempo descansando en el hielo antártico; solo se sumergen en las frías aguas cuando van en busca de comida para ellos o para sus crías.

Las morsas recorren distancias muy largas; esto lo hacen anualmente para buscar comida, aparearse y también para alejarse del clima cálido; ya que este les puede producir una bacteria que afecta seriamente su salud y hasta llega a producirles la muerte.

Morsa-habitat

¿De qué se alimentan?

Las morsas se alimentan de más de 60 especies de animales marinos, siendo animales carnívoros; entre ellos tenemos: camarones, cangrejos, almejas, caracoles, pepinos de mar, gusanos, corales, aves, focas y leones marinos muertos.

Estos enormes mamíferos tienen una peculiar forma de cazar, y lo hacen a través de sus bigotes; los cuales utilizan para detectar a su presa cuando está dentro del agua, ya que su visión es muy deficiente en el mar.

Morsa

Reproducción y crías

Los machos suelen alcanzar su madurez sexual a los 7 años, pero llegan a estar completamente desarrollados a los 15 años, edad en la cual comienzan a aparearse; las hembras por su parte alcanzan su madurez sexual a los 4 a 6 años y el apareamiento ocurre en el agua.

La gestación dura poco más de un año y el nacimiento es de forma vivípara; son animales mamíferos, por lo cual amamantan a sus crías, y lo hacen hasta que estas cumplen 2 años de edad más o menos, aunque se quedan con su madre por unos 4 años más.

Depredadores

Sus grandes depredadores son los osos polares, ya que estos son los cazadores más grandes de este hábitat, así que cazan presas grandes como las morsas; también están los tiburones, ballenas orca y por supuesto, el ser humano.

Tips alarmantes

  • Las morsas son cazadas con el objetivo de utilizar el marfil que tienen sus colmillos, que son vendidos para fabricar distintos objetos, o para sacar aceite de su grasa corporal. Igual que su piel, la cual es utilizada para fabricar artículos.
  • Los derrames de petróleo y la contaminación presente en los mares han perjudicado la vida de la morsas gravemente; estos animales han visto alterado su hábitat natural, teniendo que migrar a lugares poco conocidos, lo que ha traído consecuencias nefastas para ellos.
  • El calentamiento global es una amenaza clara para su alimentación; lo que puede generar que estos mamíferos se conviertan en depredadores caníbales de su propia especie.

Morsa-animal-salvaje