OSO DE ANTEOJOS » El oso que no hiberna

Los osos son animales salvajes que de apariencia pueden ser muy adorables. Una característica muy inusual del oso de anteojos es que su cabeza es bastante grande, si la comparamos con el tamaño del resto de su cuerpo. Y claro, las peculiares manchas que posee alrededor de los ojos es lo que le da su curioso nombre.

Características del Oso de Anteojos

Uno de los detalles más notables que distinguen a este animal que vive en la selva son unas manchas blancas o amarillentas alrededor de sus ojos. De hecho, hay algunos osos de anteojos que presentan estas manchas tanto en la garganta como en la zona del pecho. Adicionalmente, la forma de dichas manchas tiende a variar mucho según cada individuo, al igual que el color de su pelaje. Por lo general poseen una gruesa capa de pelo de color negro, pero a veces puede ser marrón o rojizo.

Oso de anteojos

En relación a su tamaño, estos osos pueden medir hasta 1,80 metros; pero es más común encontrarse con ejemplares que no superan los 1,50 metros de altura. Con respecto al peso, los machos pueden llegar a pesar hasta 140 kg.

Estos osos poseen unas garras muy afiladas, las cuales están diseñadas para trepar árboles; y también para agarrar con mayor facilidad a sus presas.

Un dato interesante

Estos animales salvajes son plantígrados; esto quiere decir que poseen pies planos con los cuales pueden mantener una postura erguida para poder mirar a su alrededor, para trepar árboles o rocas. A su vez, el hecho de poder erguirse les permite aparentar una masa corporal mayor, para así intimidar fácilmente a sus oponentes en algunos enfrentamientos.

Hábitat del Oso de Anteojos

Una de las cosas que los caracteriza es que son la única especie de osos que habita en América del Sur. Incluso se conoce que varias poblaciones de osos viven alrededor de Venezuela, Colombia, Ecuador y Bolivia.

Esta especie de osos tiene gran capacidad para adaptarse a muchos ambientes, tales como zonas forestales, matorrales desérticos, áreas montañosas y selvas, las cuales son su hogar predilecto pues cuentan con abundante vegetación para alimentarse, esconderse o hacer sus guaridas, además de un clima húmedo y poco o ningún contacto con el ser humano.

Les gusta buscar árboles para poder elaborar una especie de plataforma para descansar y guardar sus alimentos.

Por otro lado, el oso de anteojos es un animal salvaje en todo su esplendor, pues se ha adaptado a vivir en libertad, en un hábitat donde puede cazar y valerse de sus instintos para sobrevivir. Sus peligrosos colmillos y garras, además de su gran tamaño, lo hacen un animal que no se puede tener como mascota o domesticar.

Oso de anteojos

Forma de alimentarse

El oso de anteojos es un mamífero omnívoro, es decir, consume tanto carne, como vegetación. Aunque la mayoría de su dieta está compuesta por vegetales, frutos, bayas, raíces, hojas, cortezas e incluso caña de azúcar, se ha evidenciado que estos osos también consumen, aunque en menor medida, alimentos de origen animal; como por ejemplo: insectos, huevos, peces, reptiles pequeños y roedores.

Oso de anteojos

Algo muy particular

Este oso es conocido por ser uno de los pocos úrsidos que consume en su mayoría alimentos de origen vegetal. Adicionalmente suele descender hasta zonas del desierto y bosques secos para buscar otros alimentos.

Reproducción

Desde aproximadamente los 4 años de vida, el oso de anteojos se encuentra en condiciones para reproducirse. El apareamiento se lleva a cabo después del acto de cortejo; en este proceso la pareja se enfrenta uno al otro y juguetean hasta que la hembra está lista para la cópula. Esto ocurre mientras la hembra experimenta su ciclo menstrual, lo cual tiene una duración de aproximadamente 5 días. El contacto entre hembra y macho es de origen sexual.

La gestación y crías

Se requiere entre 6 y 8 meses para que la cría esté completamente formada dentro del útero de la madre, después de lo cual ellas dan a luz; esto deja en evidencia que son animales vivíparos. Durante el periodo de gestación las hembras se dedicarán a construir el lugar donde darán a luz. Generalmente las crías de los osos de anteojos nacen en el mes de febrero.

Usualmente las camadas están formadas por 2 cachorros, cuyo peso es de aproximadamente 300 a 500 gramos. Al ser una especie de mamífero, existe un período de lactancia, el cual se prolonga por los primeros 4 meses de vida; luego de este tiempo, cuando la cría empieza a alimentarse de frutos y carnes, la madre igualmente acompaña a su cría en todo momento, para protegerlo de cualquier peligro.

Oso de anteojos

Depredadores

Afortunadamente para esta especie, debido a sus grandes dimensiones al llegar a la adultez, no deben preocuparse por depredadores; aunque las más vulnerables son las crías, debido a que no pueden defenderse por sí solas. Sin embargo, el oso de anteojos ha sido víctima de la caza ilegal llevada a cabo por el hombre, lo cual es injustificable.

Curiosidades sobre el Oso de Anteojos

  • Por lo general suelen ser muy tímidos y evitan constantemente la interacción con humanos.
  • Adicionalmente estos animales son muy oportunistas, ya que les gusta dormir debajo de un árbol que les brinde frutos, con la finalidad de alimentarse de forma fácil y rápida.
  • Cabe destacar que estos osos no suelen hibernar, a diferencia de sus parientes más cercanos como los osos polares, pardos y negros.

Oso de anteojos